Una habitación de hotel es tierra de nadie, un lugar neutral, impersonal, que lo mismo podría estar en una ciudad que en otra. Es un lugar de tránsito. Esta habitación de hotel es tierra de nadie, un lugar neutral, impersonal, pero también es un refugio. De hecho es el único refugio en mitad de una guerra; la guerra que se libra en el interior de ambos personajes. Allí, cada uno, luchando su propia batalla interior, se desencuentran. Porque esta historia, más que de un encuentro, se trata de un desencuentro. Él y Ella permenecen como dos desconocidos de principio a fin. Se ocultan el uno al otro. Y es que, estar cerca de alguien, estar frente a otro, a solas, da miedo. Da miedo porque tal vez, sin quererlo, cometas un pequeño error , un minúsculo error, un movimiento, una palabra, algo que te deje al descubierto y habrán encontrado tu punto débil. Estarás perdido. Él y Ella son dos seres frágiles, náufragos de si mismos, que se encuentran tocando el límite de sus emociones, incapaces de compartir, incapaces de tomar un camino, a la espera de que suceda… de que algo suceda…

 

con

Sebastián Haro

Victoria Mora

 

Escenografía e iluminación: Miguel Ángel Butler

Vestuario: Carmen Sánchez

Música: Alex O’Dogherty

 

Dramaturgia: Marilia Samper

Dirección: Paco Montes

Producción: Centro Andaluz de Teatro

Estreno Teatro Central de Sevilla, 2002

Uso de cookies

mariliasamper.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies